dilluns, 1 de març de 2010

BEAUTIFUL WEEDS

Publicación suplemento culturas diario La Vanguardia, Marzo 2010







Son perseguidas, arrancadas, expulsadas y exterminadas, de lo que consideramos nuestro territorio, pero ellas permanecen humildemente impasibles, solitarias, tenaces y distantes ante el discurrir de nuestras vidas, como si tuvieran que pedirnos perdón por su existencia. A nivel botánico, ecológico y malherbológico el concepto “mala hierba” es motivo de discusión. La gran mayoría de sus definiciones están basadas en la coexistencia y el enfrentamiento entre estas y el hombre. Opinan unos que son antiestéticas otros antiproductivas y sus defensores encuentran incluso ofensivo denominarlas “malas hierbas”. Así como Walt Disney influenció nuestra percepción de la belleza animal, realizando una división clasista sobre la misma, la industria botánica, cataloga las plantas bajo el mismo concepto. Desde la perspectiva de la belleza subjetiva, el estudio aporta al debate conceptual la evidencia del conflicto. Desarrollado en el espacio urbano, la intervención del hombre, a través de diferentes materiales aislantes , entra en competencia directa por la dominación del territorio con estos “caprichos de la naturaleza”.